179213_399632273465763_144778654_n.jpg

Anuncios

ESTRENO FEBRERO 2013 FESTIVAL INTERNACIONAL DE PERFORMANCE CUIDAD DE GUATEMALA

Diálogos idiomáticos entre Argentina y Guatemala para hacer una revolución

 

Buenas Noches. Lo que van a ver no es lo que originalmente era. Se los digo para que sepan que si no les gusta no hay reclamos porque es otra cosa de lo que iba a ser, hecho por otras personas. Esta performance originalmente se titulaba “Palabras para conejos”. Pero los performers que iban a realizarla no pudieron viajar desde Argentina, asique yo seré la performer de esta nueva performance que titularemos “Diálogos idiomáticos entre Argentina-Guatemala para hacer una revolución”

 

0’

0° 0’ 0’’

0°0’0’’: La línea del Ecuador. Exactamente por debajo: Nada. Exactamente por encima: Todo. 0°: La línea del Ecuador, por encima o por debajo un infierno.

 

San Cayetano– San Juan – Sta. Rosa de lima – Sta. Filomena – San Gabriel – San francisco de asís – San Mateo – Sta. Bárbara – Sta. Genoveva- San Lucas – Santa Cecilia – San Jorge– Santa Rita – Sta. Juana de arco – Santa Lucía -Sta. María de los Bs As -San Pablo- Sta. Isabel-Santa Gilda – San José de Calasanz – San Marcos- Sta. Marta – San Pedro – San Dionisio – Sto. tomas de Aquino – San Roque – San Valentín – San Antonio – Sta. María magdalena- Sta. Mónica – San Andrés –  San Nicolás de los arroyos – Santa Zita (patrona de las empleadas domésticas) – Santa Sede – San expedito, y Bendita muerte…Todas esas mentiras, duelen… Todas esas mentiras que nos inventamos  para ser un poco mejor, o un poco peor, duelen. 0°.  Dios duele.

La humanidad: eso que duele.

Fornicar duele. No, no duele.

Fornicar para ser un poco  más animal, duele. No, duele que aunque forniquemos  estemos tan lejos de ser  animales. Y duele la tierra llena de animales con esta humanidad de mierda. La humanidad, eso es lo que duele. Ojalá al menos gusano, insecto, lagarto. Pero no, humanidad en cambio, que duele.

Pensar que derramé tanta sangre para que me veas.

Pensar que derramé tanta sangre y sin embargo no me viste.

En Argentina se utiliza el pronombre vos para todo tipo de relaciones.  Quizá en ciertos círculos más formales pueda emplearse el usted. Aunque la frase antecesora no varía de acuerdo al uso del tú o del vos, podemos probarla con usted si les suena mejor. En definitiva porque no sabemos bien cómo es que hablan en Guatemala, pero sí que usan vos, tú y usted. Y como finalmente esto que estamos haciendo es lo que pasamos a denominar “diálogos idiomáticos entre Argentina y Guatemala para una revolución” tal vez sea más acertado decirlo así:

Pensar que derramé tanta sangre para que me vea. (Usted)

Pensar que derramé tanta sangre y sin embargo no me vio. (Usted)

 

Usted: Se estima fruto de la contracción de Vuestra Merced, un tratamiento o título de cortesía que se usaba antiguamente con aquellos que no tenían renombre o grado por donde se les debieran otros tratamientos superiores. Así, Vuestra Merced evolucionó hacia Vusted y a partir de ésta surgió Usted. La forma antigua persiste en la abreviatura de usted: Vd.

Somos los reyes escoria de este mundo. Traficar. Duele la cenicienta francotiradora. ¿Quién es ese viejo que no conozco y sin embargo me hace regalos todos los años? Duele saber que Papá Noel nunca existió.  Y si me regala cosas porque me quiere: sepa también que yo lo odio. La felicidad duele. Pero el odio en cambio no. Tengo odio para abastecer a la humanidad entera. Pero no duele. La felicidad, en cambio sí. Duele porque es una mentira que se compra en Mc’ Donalds. Una estafa.

Fornicar duele. No, no duele. El placer duele.

No, no duele. A veces duele. A veces no duele.

 

Espera a que veas que me corté las venas…  Verte,  viéndolo.  Verte viendo que veas el espectáculo en el piso blanco de la cocina, entonces se te va a salir la lengua hasta los tobillos. Y ahí empieza mi revolución.

Tu lengua viva a la vinagreta en mi sangre muerta. Y no te importa. La cocina inundada. Tal vez quieras beber un poquito de mi sangre en ese momento para saber a qué sabe. Y está bien, te dejo. Tal vez ni siquiera quieras eso, y eso me dolería un poco más. Quererte tanto para que vos tú/usted no me quieras nada. Imbécil. Estúpida sangre derramada.  No duele cortarse las venas y morir. Hay que hacerlo en forma vertical, transversal, no es como lo muestran en televisión. Fornicar, tampoco es como lo muestran en televisión.

Fornicar, traficar, reconfortar. Todo eso. Y con todo eso vamos a hacer una revolución. Vamos a cagar. Cagar a la humanidad toda. Y vamos a coger. Cogerme a la humanidad entera porque sólo así existo y puedo hacer la revolución. Vamos a cagar y a coger, o a coger y cagar en igual proporción ¡Y después se van todos a la re putísima mierda! Porque los desprecio. Porque los odio. Porque me duelen.

Para lo que acabo de leer resulta crucial el sentido de coger. Como en Argentina no saben qué sentido le damos en Guatemala nos envían esta aclaración. Coger no en el sentido de ibérico del término. En España como sabemos el verbo coger remite a:

  1. tr. Agarrar, asir, tomar:
    coger a un niño de la mano. 
  2. Recibir, atraer una cosa:
    coger un vaso.
  3. Recolectar:
    coger la aceituna.
  4. Ocupar cierto espacio:
    la cama coge toda la habitación.
  5. Hallar, encontrar:
    lo cogieron dormido.
  6. Descubrir una mentira, un secreto, una falta:
    nos han cogido con las manos en la masa.
  7. Comprender:
    no he cogido el chiste.
  8. Captar una emisión de radio o de televisión:
    desde mi casa no cojo el canal autonómico.
  9. Atrapar, apresar:
    hay que coger al delincuente.
  10. Sobrevenir, sorprender:
    me cogió la noche en la carretera.
  11. Alcanzar lo que está alejado:
    no pude cogerlo, corría demasiado.
  12. Anotar lo que otro dice:
    coger apuntes.
  13. Atropellar, embestir:
    la ha cogido un coche.
  14. Contraer una enfermedad:
    me he cogido una pulmonía.
  15. Enganchar el toro a alguien.

le ha cogido el toro.

  1. intr. Hallarse, estar situado:
    debo  coger  la salida del metro.
  2. col. Caber, entrar:
    no me coge nada más en la maleta.

El coger argentino es sinónimo de su primo ibérico follar, o de sus hermanos latinoamericanos: tirar, chingar, joder ó dedear, ó de su célebre padrastro el universalmente conocido fuck. ¿¡Y por qué fuck el fucking “fuck” es el “fuck” universal para toda la fucking Latinoamérica fuck-fuck-fuck-fuck-fuck-fuck-fuck!? En adelante intentaremos utilizar “fornicar” que es más claro y menos irritante para cualquier hispanoparlante que se precie.

 

Ya te mostré mis heridas, ahora te voy a mostrar mis dientes, mi espuma por la boca, te voy a mostrar mi baba, mi sexo. El semen que me tragué. Todas mis imperfecciones. Mis defectos. Tenés que saber que odio mucho. Porque estoy herida, lastimada. Odio en la misma proporción que me duele.  No sé por qué se encapricharon en traerme a este mundo que tanto aborrezco. Me hubieran hecho un favor ahorrándose ese coito que me fecundó. Porque ahora que existo cortarme las venas no niega mis existencia. Porque ahora que existo, odio. Porque ahora que existo todo me duele. Porque ahora que existo todo me daña. Porque ahora que existo temo. Te amo. Se lo hubieran ahorrado. Pero no, en ese momento tenían que coger fuck, y acá estoy. ¡Mierda! Y me duele.

Pero ahora vamos a hacer una revolución. Estamos aquí para eso ¿no? (La performance se detiene hasta que el público responda a la pregunta anterior) Vamos entonces a patear el tablero, a tirar la chancleta, a romperles la nariz de una trompada. Vamos a hacer una revolución con sangre, sudor y lágrimas. Vamos a dar vuelta la página a estos mediocres decadentes de manual. Eso,  vamos a partirles el manual en la cabeza justo en la página que dice que somos perfectos ¿¡Es que no me ven!? ¿Quién puede pensar que soy perfecta? ¿Ó quién puede pensar que tenga que serlo? Y no yo, usted también, todos, todos perfectos. ¡Tráiganme una Coca-Cola sin Fernet, sin hielo! ¡Pura! ¡Vamos, rápido! que si no somos perfectos tenemos que serlo tomando Coca-Cola. ¡Vamos que no somos perfectos pero somos humanos, y eso duele como la mismísima mierda!

(En este momento la performer sale del espacio y vuelve a entrar trayendo todas las botellitas de coca-cola que pueda cargar en sus brazos. Bebe compulsivamente mientras continúa)

¡El fucking sueño americano yo la Miss. Coca-Cola! En Argentina se acostumbra a hacer una mezcla de 1 parte de fernet por 2 de coca-cola con mucho hielo. Es un modo de pervertir el brebaje imperialista con lo que queda circulando en nuestras venas de sangre italiana. El fernet es una bebida alcohólica amarga hecha a base de una mezcla de hierbas (mirra, ruibarbo, manzanilla, cardamomo y azafrán, entre otras). Originalmente era un jarabe digestivo típico de la zona de Lomabardía.

No van a poder parar nuestra revolución, vamos a coger como conejos pero CON forros (Condón) para que no venga nadie más a sufrir a este mundo aborrecible, hasta que se vacíe la putísima tierra. Vamos a hacer mierda todo aquello en que creímos. Vamos a meterle una granada en la boca o en el culo a la Chilindrina, por imbécil. Ser rebeldes. Fornicar. Ser rebeldes. Subversivos. Y partirle un palo por la cabeza al Mago de Oz, por imbécil. Vamos a romper a patadas la nariz de Pinocho, o mejor lo prendemos fuego, mientras nos cogemos (ó tiramos, follamos, chingamos) los unos a los otros y a los siete enanitos CON FORRO (Condongo). Vamos a romper cosas, muchas cosas, todas las cosas que tengamos a mano. Y vamos a desparramar la basura sin clasificar, porque tenemos que vivir rodeados de nuestra propia mierda y somos lo suficientemente primitivos para mezclar todos nuestros desechos. ¡Porque no aprendimos NADA! Vivamos entre basura, entre la mierda, tiremos por los aires: nuestras cajas de ravioles, nuestras Duracell gastadas, los tampones llenos de sangre, la grasa del pollo, la cáscara de manzana, la caja de pizza, la bolsita del algodón, el frasco de Hellmans, la carne picada podrida que no cocinamos, la bolsa del Doggy, el pan duro,  los sobres donde vienen las putas facturas de Edenor (que es como nuestra Empresa Eléctrica o Telgua) y las cáscaras de banana (¿o acaso le llaman plátano?). Vivamos entre la mierda porque somos una Humanidad de mierda. La humanidad, duele. La Humanidad tiene que doler. Fornicar, no.

Vamos a derribar la monarquía porque ya entendimos que la democracia no existe. No existe señores eso es lo que tienen que saber. Sigue habiendo un Rey. Un rey pero nosotros somos una manada de rebeldía.  Y vamos a hacer mierda todo, sin distinción porque eso es una democracia. Mierda para todos. Vamos a prenderles petardos en los oídos a los jueces, o en los ojos, para que la justicia sea de una vez ciega. Y le vamos a patear la cabeza de tu rey.  Vamos a pellizcarles los cachetes a tus senadores ¿para que los votaste si no saben ni hablar? Y después vamos a escupir, escupir mucho, vamos a desparramar nuestra baba por el congreso, por la casa rosada, vamos a jadear como perros y  a morder como tiburones.  Ser rebeldes.

Y mientras vos, con tu lengua colgante, tu lengua por los tobillos vas a llorar. Quiero que llores. Quiero que llores mucho por mi ¿te lo tengo que pedir? ¿Hace falta que te diga que llores por mí? Mis 5 litros de sangre derramada para vos ¿para qué? Para vos. Para que llores ¿te lo tengo que pedir? Te lo pido entonces: ¿Podes llorar por mí? ¿Podes llorar por mí o por mis 5 litros al menos?

Y si no llorás me da igual, porque fuiste mi causal, mi cómplice, mi instigador para que  desate un apocalipsis ahí afuera. Asique si me hundo, vos también, por enseñarme a odiar. Que se me vuelve una necesidad natural frente a tu desamor.

0°: La línea del Ecuador. Exactamente por debajo: Nada. Exactamente por encima: Todo. ¿Quién dijo que arriba está el cielo? Nosotros: la australidad, (o sea ellos “los argentinos” que son el país más austral del continente) nosotros: vamos a dar vuelta el mapa, fornicando pero sin procrear. Porque así está el mundo, que no va, ni viene, ni nada. Y eso por los no fornicadores, que ejecutan el sexo en sus pensamientos y  tiene los cuerpos muertos. Muertos, imbéciles espectadores de sus vidas, o de las vidas que quisieran tener. Jugando a ser jugadores, imbéciles espectadores del fútbol. Imbéciles no fornicadores de su vida, seguidores de sus ilusiones pero sin ilusionarse por nada. Sintiéndose  eruditos porque piensan y no fornican.

Así entonces empieza mi revolución. ¡Atención subversivos! ¡Atención! Esta información es crucial para nuestra revuelta. Instrucciones para usar un preservativo:

  1. Revisar la fecha del vencimiento del condón.
  2. Abrir el envase con mucho cuidado. Con la yema de los dedos, para evitar que se dañe el mismo.
  3. Desplegar el condón sobre el miembro y mantener presionado el receptáculo del semen para que no quede aire.
  4. Fornicar.
  5. Retirar el condón evitando derrames. Hacer un nudo. Desechar.
  6. Cada condón se debe usar una sola vez.
  7. Evitar aquellos condones que estuvieran dañados o vencidos.
  8. Utilizar la protección del condón durante toda la penetración.

Repetir indefinidamente las instrucciones anteriores

Esto es todo lo que tienen que saber para llevar a cabo nuestra revolución. Es importante que entiendan el valor de estar acá, de ser parte de este comando que a sottovoce tiene la responsabilidad de cambiar el mundo. De brindarle una epidemia de endorfinas a la humanidad con una única consigna: el placer es un derecho y un deber solidariamente responsable. O acaso nunca se han preguntado ¿qué tan distintos seríamos si el placer fuera lo sagrado y el dolor el pecado?

Seremos los héroes de la humanidad venidera, los que arrancaremos el tedio del corazón porteño/guatemalteco en nuestro caso. Quienes les llenaremos el cuerpo de gozo. Les recordaremos que están vivos. Los fornicaremos. Los aleccionaremos. Los apasionaremos. Ahora cuando se levanten de sus asientos y salgan de este recinto sepan que tienen una responsabilidad cambiaremos el mundo en ese rapto universal de pasión que desperdigaremos ahí afuera.

Autora: Amalia Tercelán – Compañía La Chúcara

Imagen

descarga

De estreno internacional en Guatemala

descarga

La Performance “Diálogos idiomáticos entre Guatemala y Argentina para hacer una revolución” escrita por Amalia Tercelán deriva de su próximo espectáculo  “Palabras para conejos” será interpretada por artistas Guatemaltecos durante el Festival Internacional de Performance que se llevará a cabo el 23 y 24 de febrero de 2013 en la Ciudad de Guatemala. Mientras que se estrenará en Buenos Aires durante el mes de junio.